domingo, 20 de noviembre de 2011

Experimento 1001: Vamos de nuevo...

Bueno, esta es la primera actualización real en meses, asique ténganme paciencia que tengo que volver a agarrarle ritmo.
El primer disco del que voy a hablar es “Crosby, Stills & Nash”. Como que me suena por momentos a algo familiar, pero no pude descubrir a qué. Empezó un tanto alegrón y fue bajando, por momentos hasta me sonó medio melosón. Algunas canciones me hicieron acordar a José Gonzalez, la guitarra, la voz… Sobre todo “Guinnevere”.
Después arrancó “Blood, Sweat & Tears” muy tranqui con guitarras, instrumentos de vientos y algo que sonaba cual llamador de ángeles. Siguió con trompetas y un poco más de ritmo. Lo mejor que se me esta ocurriendo para describirlo es una fusión entre varios estilos musicales que se hacen claros por momentos, pero después dan ese cambio que hace que en realidad sea todos los estilos musicales enganchados por algún puente bien logrado. Es como poner en una licuadora 14 estilos de música diferentes, y al sonar todo junto, no solo es claro sino que suena prolijo. La canción que ejemplifica esto, para mi es “And when I die”. Empieza muy country, masticando la pajita con el sombrero y la camisa a cuadros, de repente se hace circense (imagínense un par de elefantes, 3 trapecistas y el domador de león y vayan imaginando la onda) y después el dueño del circo se va a una taberna del lejano oeste, no sin antes pasar por un cabaret. Es una ensalada, no? Bueno, así suena toda la canción y en mi opinión creo que es la clave de este disco.
Para cortar un poco la mezcolanza, un disco que es pura música country tradicional con “Flying Burrito Brothers”, y después algo familiar con Johnny Cash.
Por momentos en algunas melodías pude reconocer una influencia de música Irlandesa que me hizo sentir que estaba de vuelta en Temple Bar tomando unas Guinness. En realidad, no sé si claramente hay melodías Irlandesas o son mis ganas por volver que hacen que reconozca esos típicos acordes en cualquier canción que escucho. Es música feliz, y me dio hasta ternura escuchar a Johnny y June cantar juntos, creo que siempre lo escuché a él solo, por eso el escucharlos juntos fue algo nuevo para mí.
Seguí con Creedence, de los que no voy a hablar mucho porque ya lo hice en actualizaciones anteriores, pero hay 2 canciones en este disco que es de las que “sabemos todos”: Green River y Lodi. Quién no habrá bailado o cantado estas canciones alguna vez? Si dicen que no, mienten.
Y el último disco de esta actualización es “Abbey Road”. Me es muy difícil ubicar este disco en la lista de discos de Los Beatles. Para mí son todos buenos, todos tienen canciones que hoy, 40 años después llamamos clásicos. Creo que hoy escribir sobre Los Beatles se me carga más de emociones que en las otras actualizaciones, solo por el hecho de haber estado en los lugares donde comenzó todo. Estar en Liverpool, caminar Liverpool, sentir Liverpool… En ese momento uno toma real conciencia de lo que significaron estas 4 personas para la música. Los Beatles son TODO.
Solo voy a decir que en este disco está “Something” que probablemente sea mi canción preferida, escrita por mi Beatle preferido, y que tuve la oportunidad de ir a acariciar la puerta de lo que fue la casa de George y se me escaparon un par de lagrimitas. (Si, acá es donde los dejo reírse de la boluda que acaricia una puerta y llora… dale, no sean tímidos)
Me explayaría contándoles de ese viaje pero no quiero aburrirlos, ni provocar envidia (por las dudas antes de publicar esto me ato una cintita roja en el corpiño, no vaya a ser cosa…)
Bueno, por ahora eso es todo. Sé que es poco para los que estaban acostumbrados a leer largas actualizaciones al comienzo de este experimento, pero denme un poco de tiempo.


1 comentario:

  1. Hola, bonito gusto musical, prolijo relato de sentimientos, son temas que a todos nos depiertan ciertas cosas, Ah! y atate una merceria de cintas rojas porque te envidio, mucho.

    Besos niña!

    ResponderEliminar